¿Efecto Pigmalión?

Ahora que hemos terminado con el período de impartición de clases, me gustaría comentar un fenómeno que hemos observado mis compañeros y yo y que, creemos, estaría directamente relacionado con el efecto Pigmalión que hemos estudiado en distintas asignaturas del Máster de Formación del Profesorado:
El hecho es que, alumnado que antes mostraba actitudes e incluso dañinas para si mismos y para el grupo en general, han cambiado drásticamente su actitud con el cambio de profesores. Desde el mismo momento en que tomamos las riendas de las clases, estos alumnos (pues son chicos en todos los casos) han mostrado mucho más interés, mejor comportamiento e incluso algunos han participado activamente en las clases cuando se lanzaban preguntas al grupo o en los concursos que organizamos tal y como indiqué en entradas anteriores.
Pero, ¿por qué señalamos el efecto Pigmalión como posible responsable de esto? Pues lo cierto es que, lo primero que nos ha llevado a esta conclusión ha sido la existencia de ciertos prejuicios por parte del profesorado del centro en general hacia determinados alumnos. Estos prejuicios los percibimos en las clases, pero también incluso en conversaciones fuera del aula con los docentes, que ya nos advertían de tal o cual alumno por su comportamiento o su rendimiento. Cuando nosotros entramos en las clases, habíamos escuchado estos prejuicios, pero, ciertamente, en apenas dos semanas no habíamos tenido tiempo de conocer al alumnado, de entablar relación con ellos, ni mucho menos contábamos con la experiencia ni el seguimiento de los docentes del centro en relación a estos alumnos "problemáticos". De forma que nuestras clases fueron iguales para todos y todas, sin favoritismos ni prejuicios, y quizás esto ha sido lo que ha motivado a estos alumnos.
Viendo que uno de ellos daba mejores resultados, no sólo en mi asignatura, sino también en otras en las que también impartían docencia profesores y profesoras de prácticas, se le consultó directamente acerca del fenómeno y su respuesta fue muy reveladora: "contigo ha sido como empezar de cero porque esperabas de mí lo mismo que de los demás".
Creo que todos los compañeros y compañeras de prácticas hemos tenido una experiencia muy importante de cara a nuestro futuro como docentes. Aunque ahora compartimos todos un mismo sentimiento de preocupación, no sólo con nuestro alumnado sino con el mundo estudiantil en general, creo que al menos ha resultado una experiencia enriquecedora basada en casos reales que hemos comprobado por nuestros propios medios.

En este mismo sentido, me preocupa especialmente un alumno que conocimos en un curso de diversificación. Aunque en este caso en concreto no hablaríamos tanto de la influencia de los docentes, sino de sus compañeros y compañeras. Este alumno es muy inteligente, responsable y perfectamente capaz de llegar a la Universidad. En clase conoce todas las respuestas de las preguntas que se plantean, pero no las responde en voz alta, sino para si mismo, y aunque a veces lo animamos para que participe, éste se niega e incluso finge no conocer la respuesta. Tiene un comportamiento excepcional para lo habitual en clase, siempre lleva los materiales y, hasta el momento, ha venido obteniendo muy buenas calificaciones en todos sus ejercicios. Creemos que es un error mantener a este estudiante en un aula de diversificación, pues, no cabe duda de que es el ambiente y el miedo a destacar en su clase y ante sus compañeros y compañeras lo que lo empuja a permanecer en un estado pasivo que no le produce ningún bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario