Quinta clase: repaso y cumpleaños

La quinta clase fue realmente especial para mí. El día 20 de febrero era mi cumpleaños y mis alumnos y alumnas lo sabían, así que me sorprendieron trayéndome dos bollos con dos velas y cantándome el "Cumpleaños feliz". Fue un gesto precioso y que no me esperaba para nada, y lo cierto es que, como les dije, fuer realmente especial para mí, pues siempre había querido ser profesor, y tener la oportunidad de pasar mi cumpleaños dando una clase a mi primer curso.

Pero la clase tenía que continuar, y lo que ellos no sabían era que yo también tenía una sorpresa reservada para ellos: un repaso en forma de concurso. La idea era que el fin de semana más el viernes (que no tenían clase de Historia) volvía a partir la dinámica, y por tanto no merecía la pena empezar con Alemania, y era mejor asentar lo aprendido sobre Italia para la semana que viene empezar con el Nazismo. Así que, los dividí en grupos de entre 5 y 6 personas para que respondieran una serie de preguntas sobre lo explicado hasta el momento. Obtenían puntos por cada acierto, y al final, los ganadores de recibieron una bolsa de golosinas y el libro de "Rebelión en la granja" de George Orwell.