Enseñar Prehistoria con museos

La idea del museo como una institución estática hace tiempo que se superó, y a día de hoy lo entendemos como una entidad dinámica y con responsabilidades en la difusión y el acercamiento de la cultura a la sociedad. El ICOM, define el "museo" desde 2007 de la siguiente manera: 

"Un museo es una institución permanente sin fines de lucro, al servicio de la sociedad y abierta al público, que adquiere, conserva, estudia, expone y difunde el patrimonio material e inmaterial de la humanidad con fines de estudio, educación y recreo."

En esta definición ya queda patente el valor del museo como recurso didáctico, y sus responsabilidades en relación con el ámbito de la Educación.

Pero, ¿en qué pueden ayudarnos los museos en el ejercicio de la didáctica de la Prehistoria? Partamos de la idea de que una salida de campo es siempre un estímulo visual y cognitivo que suele motivar al alumnado y que completa los contenidos teóricos impartidos en el aula. Pero es que, además, en los últimos años buena parte de los museos españoles han generado una gran cantidad de materiales didácticos que nos son de utilidad para emplearlos en las clases de secundaria como material complementario y de apoyo. Y aplicado a la Prehistoria, ¿cuáles son los museos más pedagógicos? ¿cuáles generan esos materiales didácticos?

Comencemos por aquellos museos que constituyen todo un referente en el ámbito de la Prehistoria española:

El Museo de la Evolución Humana (MEH) de Burgos, pese a su juventud, es probablemente el mayor referente en España en ámbitos prehistóricos. Se trata de un museo monográfico que aborda el tema de evolución humana de una forma muy innovadora, a través de herramientas y medios multimedia de última generación que hacen que la visita se convierta en toda una experiencia sensorial: vídeos, juegos, paneles interactivos, reproducciones fidedignas de individuos de todas las etapas del género homo... Además, el museo ofrece una serie de actividades que complementan la visita como son talleres infantiles y exposiciones.

El Museo de Altamira de Santillana del Mar (Santander) cuenta con una tradición mucho mayor, de nuevo gira en torno a un único concepto: la pintura rupestre, y más concretamente la de la célebre cueva de Altamira; sin embargo, también se abre a otras cuestiones tales como las formas de vida en la Prehistoria, las herramientas empleadas, etc. Además, este museo cuenta con un apartado en su página Web específico para profesores, a través del cual ofrece una serie de materiales que permiten preparar una visita para escolares, y dossieres creados específicamente para ellos. Por último, una gran oferta de talleres de diversas temáticas relacionadas con la Prehistoria, completa la, ya de por si estimulante, visita a la increíble reproducción de la cueva.

Pero seamos realistas, son pocos los centros educativos que se pueden permitir trasladar a sus estudiantes hasta estos museos, así que restrinjamos nuestro campo de actuación a las instituciones más cercanas, pero igualmente valiosas en cuestión pedagógica. Teniendo en cuenta nuestra localización, este campo se ha restringido a los alrededores de la Universidad Miguel Hernández.

El Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) es otro de esos museos que aúnan la antigüedad con las últimas tecnologías, y apela una visita para los cinco sentidos por medio de vídeos, una exposición clara y bien presentada, y brindando la oportunidad incluso de manipular reproducciones de algunas piezas. Por otra parte, el MARQ dedica un apartado de su Web a cuestiones de didáctica en las que también ofrece materiales para trabajar con estudiantes, visitas escolares y talleres.


El Museu de Préhistoria de Valencia, por su parte, propone una visita algo más tradicional pero no menos interesante, además, este museo destaca por sus propuestas didácticas, que van desde vídeos de animación a videojuegos y talleres que se pueden consultar desde casa a través de la sección de Didáctica de su Web.

Finalmente, estamos expectantes ante el próximo nacimiento de una joven promesa: el Museo de Paleontología y la Evolución Humana de la Región de Murcia, que tendrá su sede en la población de Torre Pacheco, muy próxima al yacimiento de la Sima de Las Palomas, y que esperemos que mantenga esta tradición pedagógica.