Sesiones de evaluación

Esta tarde se han celebrado las sesiones de evaluación de los dos cursos a los que mi compañero y yo impartíamos clase, y ha resultado ser una experiencia bastante interesante. Cada sesión debía durar una hora aproximadamente, aunque, como era de prever, ambas se han extendido más de lo planificado.
En estas sesiones, los encargados de dirigir las sesiones han sido los tutores de cada uno de los grupos, en presencia del jefe de estudios y del conjunto de profesores que imparten clase en cada uno de ellos. Al inicio de ambas, el tutor ha hecho una valoración general del grupo basada en contactos previos con el alumnado, las familias y el profesorado. En el caso del grupo B de bachillerato, el tutor había pasado además una encuesta en la que se pedía a los alumnos y alumnas que respondiesen algunas cuestiones relacionadas con sus dificultades, el ambiente de la clase, posibles propuestas de mejora y se les invitaba a realizar una autocrítica. Ha sido curioso ver cómo en este tipo de consultas, el alumnado es mucho más crítico (y autocrítico) de lo que cabría esperar.
A continuación se ha pasado a analizar cada uno de los casos, pero lo cierto es que apenas ha habido debate ni cambios en las notas iniciales, ya que todos los profesores parecían estar bastante de acuerdo. Sí se han hecho algunos comentarios en relación a algunos casos concretos de los que ha tomado nota el tutor de cada grupo para transmitirlos, bien al propio alumno o alumna, como a su familia en caso de que fuera necesario.

Me voy a centrar a continuación en el caso del grupo C, al que yo he impartido mis clases. Y para ello quiero partir de unas estadísticas elaboradas con los datos facilitados por el tutor del grupo, el profesor Calero Morcuende:


1ª EVALUACIÓN
2ª EVALUACIÓN
Aprueban todo
11 (30’5%)
8 (22%)
Suspenden 1 ó 2
8 (22%)
9 (25%)
Suspenden 3 ó 4
7 (19’5%)
7 (19’5%)
Suspenden 5 ó más
10 (28%)
12 (35%)

Ya sólo con la mera observación de esta tabla se puede ver que el conjunto del grupo ha empeorado con respecto a la evaluación anterior. Según he podido comprobar esto se debe en parte al momento del curso en que nos encontramos: muchos profesores quieren que los alumnos no se confíen de cara al tercer trimestre, y es por este motivo por el que han decidido suspender a alumnos que tenían como dudosos ya en la primera evaluación o que habían bajado de forma considerable su rendimiento. En otros casos se ha debido a los temas tratados en cada materia, como es el caso de filosofía, donde hemos podido ver que, al tratarse del tema de lógica, los resultados han bajado muchísimo con respecto al trimestre anterior en estos cursos de Humanidades y Ciencias Sociales.

% DE SUSPENSOS POR ASIGNATURA
AT
CL1
CMC
ECO
EF
FC
FR3
GR
HC
IC1
MCS
NL1
PSI
REL
VL1
53’5%
50%
2’5%
44%
30’5%
58%
13%
50%
33%
33%
38’5%
33%
69%
0%
23%

Es justo señalar que la queja de los docentes no se centraba tanto en el rendimiento o en las capacidades del alumnado, sino que eran muchas las voces de profesores que pedían más participación y motivación por parte del alumnado. La gran conclusión para este curso ha sido la generalización de una cierta pasividad, mientras que en el grupo B sí se hablaba de una cierta falta de trabajo y de hábito de estudio por parte del alumnado.
Mención aparte merecen ocho casos particulares que se han señalado como alumnos y alumnas con un alto grado de peligro de fracaso escolar con los que no se han querido hacer comentarios en esta sesión, pues sus problemas ya habían sido tratados en una reunión previa a la que haremos mención en otra entrada en la que analizaremos estos casos. Se ha centrado la atención en aquellos casos que en la actualidad suspenden bastantes asignaturas pero que tienen potencial para sacar el bachillerato adelante; puesto que esos otros alumnos suponían un freno para sus compañeros y compañeras si se dedicaba demasiado tiempo a su atención. 

Trabajo complementario

Hace ya algunas semanas hicimos referencia a un trabajo que se había encargado al alumnado de bachillerato que sirviera de complemento al tema de los totalitarismos.
Este trabajo consiste en la realización y redacción de una entrevista a un familiar o un conocido que haya vivido una dictadura o un régimen similar y que traten de identificar algunos rasgos de los que se han explicado en clase como características del fascismo: culto al líder, la unidad del Estado, la propaganda, la represión, etc.
Dejo aquí un enlace al documento que se facilitó al alumnado para la realización del trabajo:










Los criterios de evaluación serán: 

  • El orden y coherencia de la redacción. 
  • La ortografía y corrección.
  • La capacidad de síntesis.
  • La capacidad para relacionar los conceptos aprendidos en el tema con el contenido de la entrevista. 
  • El uso correcto de la terminología específica del tema tratado.
Este trabajo hemos decidido calificarlo sobre 0'5 puntos que se añadirán a la nota obtenida en el examen del tema.
Hasta ahora hemos recibido muy poquitos trabajos, a pesar de que se ha facilitado una cuenta de correo electrónico a la que los alumnos pueden enviarlos. En mi caso, hasta el momento he recibido un total de cuatro, de los cuales dos han sido bueno, uno es algo inferior en calidad y un cuarto es excepcionalmente bueno, y me gustaría poder compartirlo en este blog si su autora me da permiso para ello.
En cuanto a los errores, hasta el momento no hay demasiados: en el caso de los escritos a mano existe una generalización de la omisión de tildes, faltan muchos signos de puntuación, pero no existen errores de concepto ni de contenido. Lo que sí he notado, aplicado también a los que se me han remitido por correo electrónico, es una cierta "encorsetación" por parte del alumnado, que tiende a ceñirse a lo que se le exige, sin plantear reflexiones propias. Esto no creo que sea un error de este alumnado, sino de planteamiento por nuestra parte, así que tomaremos nota para un futuro trabajo, y, por su puesto, tan sólo se tendrá en cuenta este punto en beneficio de los alumnos y alumnas a la hora de poner las notas, y nunca en detrimento.



Creación de un blog para el tema

Ya que durante nuestras clases, mi compañero Juan Jesús y yo, no seguimos exactamente el libro, sino que lo empleamos como un mero esquema general sobre el que trabajar pero no sobre el que centrarnos. Estuvimos de acuerdo en que hacía falta facilitar al alumnado de bachillerato una serie de materiales en forma de esquemas-guión y resúmenes de lo que habían sido nuestras clases, y para ello hemos creado un espacio virtual que sirva de soporte a esos materiales: http://tema9historia.blogspot.com.es/
Además, durante nuestras clases, hicimos referencias a libros, películas y otras obras artísticas que servían de complemento al tema, e incluso muchos alumnos y alumnas mostraron un gran interés por el tema y por esas obras a las que hacíamos referencia, quisimos que este espacio sirviese también para recopilarlos.
Finalmente, otro de los usos que pretendemos darle a este recurso es el de medio de comunicación entre nosotros y nuestro alumnado: resolución de dudas, comentarios acerca del examen, comunicaciones acerca de los trabajos presentados, etc. Creemos que este espacio era necesario ya que, desde que finalizamos el período de impartición, aún restaban dos semanas para los exámenes y en ese tiempo no asistiremos al instituto durante el horario lectivo, sino tan sólo para las sesiones de evaluación, de forma que no podremos resolver las dudas que vayan surgiendo de otra manera que no sea a distancia.


El menú creemos que es muy sencillo e intuitivo y en él aparecen los siguiente apartados:
  • Página principal: que sirve de portada del blog y en el que se hace una introducción al recurso y los cauces de comunicación.
  • Materiales: donde hemos reunido los esquemas y resúmenes que pueden servir para estudiar el examen tal y como se nos enseñó en la asignatura de TIC del cuatrimestre anterior.
  • Vídeos: donde iremos recopilando los recursos audiovisuales que hemos empleado en clase.
  • Películas: alojaremos en este espacio un recopilatorio de producciones cinematográficas que traten la época o que, por su temática, sirvan para reforzar determinados conceptos del tema.
  • Arte: en clase hemos hecho referencia a algunos artistas que sirven para entender la sociedad (sobre todo la alemana) del período de Entreguerras. Aquí haremos referencia a estos autores e incrustaremos algunas de sus obras.
  • Libros: como en el caso de las películas, se ofrecerá un recopilatorio de libros, ya sea bibliografía de carácter histórico, como novelas y libros de entretenimiento que sirvan como refuerzo al tema.
  • Trabajo: en este último apartado iremos actualizando el listado de alumnos que han entregado el trabajo complementario que recomendamos y del que hablamos en esta otra entrada. No publicaremos el nombre completo de los alumnos y alumnas ni su nota para proteger su intimidad.

¿Efecto Pigmalión?

Ahora que hemos terminado con el período de impartición de clases, me gustaría comentar un fenómeno que hemos observado mis compañeros y yo y que, creemos, estaría directamente relacionado con el efecto Pigmalión que hemos estudiado en distintas asignaturas del Máster de Formación del Profesorado:
El hecho es que, alumnado que antes mostraba actitudes e incluso dañinas para si mismos y para el grupo en general, han cambiado drásticamente su actitud con el cambio de profesores. Desde el mismo momento en que tomamos las riendas de las clases, estos alumnos (pues son chicos en todos los casos) han mostrado mucho más interés, mejor comportamiento e incluso algunos han participado activamente en las clases cuando se lanzaban preguntas al grupo o en los concursos que organizamos tal y como indiqué en entradas anteriores.
Pero, ¿por qué señalamos el efecto Pigmalión como posible responsable de esto? Pues lo cierto es que, lo primero que nos ha llevado a esta conclusión ha sido la existencia de ciertos prejuicios por parte del profesorado del centro en general hacia determinados alumnos. Estos prejuicios los percibimos en las clases, pero también incluso en conversaciones fuera del aula con los docentes, que ya nos advertían de tal o cual alumno por su comportamiento o su rendimiento. Cuando nosotros entramos en las clases, habíamos escuchado estos prejuicios, pero, ciertamente, en apenas dos semanas no habíamos tenido tiempo de conocer al alumnado, de entablar relación con ellos, ni mucho menos contábamos con la experiencia ni el seguimiento de los docentes del centro en relación a estos alumnos "problemáticos". De forma que nuestras clases fueron iguales para todos y todas, sin favoritismos ni prejuicios, y quizás esto ha sido lo que ha motivado a estos alumnos.
Viendo que uno de ellos daba mejores resultados, no sólo en mi asignatura, sino también en otras en las que también impartían docencia profesores y profesoras de prácticas, se le consultó directamente acerca del fenómeno y su respuesta fue muy reveladora: "contigo ha sido como empezar de cero porque esperabas de mí lo mismo que de los demás".
Creo que todos los compañeros y compañeras de prácticas hemos tenido una experiencia muy importante de cara a nuestro futuro como docentes. Aunque ahora compartimos todos un mismo sentimiento de preocupación, no sólo con nuestro alumnado sino con el mundo estudiantil en general, creo que al menos ha resultado una experiencia enriquecedora basada en casos reales que hemos comprobado por nuestros propios medios.

En este mismo sentido, me preocupa especialmente un alumno que conocimos en un curso de diversificación. Aunque en este caso en concreto no hablaríamos tanto de la influencia de los docentes, sino de sus compañeros y compañeras. Este alumno es muy inteligente, responsable y perfectamente capaz de llegar a la Universidad. En clase conoce todas las respuestas de las preguntas que se plantean, pero no las responde en voz alta, sino para si mismo, y aunque a veces lo animamos para que participe, éste se niega e incluso finge no conocer la respuesta. Tiene un comportamiento excepcional para lo habitual en clase, siempre lleva los materiales y, hasta el momento, ha venido obteniendo muy buenas calificaciones en todos sus ejercicios. Creemos que es un error mantener a este estudiante en un aula de diversificación, pues, no cabe duda de que es el ambiente y el miedo a destacar en su clase y ante sus compañeros y compañeras lo que lo empuja a permanecer en un estado pasivo que no le produce ningún bien.

Última semana de impartición de clases (3-5 marzo)

La semana pasada fue la última de impartición de clases para mí y mis compañeros, a partir de entonces ya sólo restarían las sesiones de evaluación, que tendrán lugar el próximo día 12 de marzo para todos los cursos a los que hemos asistido.
El temario estaba ya prácticamente terminado, y a penas faltaban tres o cuatro epígrafes de la Alemania Nazi por tratar en clase, así que esos puntos fueron tratados en la sesión del lunes 3 de marzo, para ello recurrí a una presentación en power point muy llamativa visualmente para asentar los conocimientos de conceptos que ya se habían ido adelantando en sesiones anteriores, pero que ahora se estudiaban en más profundidad: antisemitismo, autarquía, totalitarismo, etc. Empleé a los propios alumnos para ejemplificar algunos de estos conceptos con el objetivo de que los interiorizasen mejor, y la participación pareció tener éxito.
El martes 4 de marzo lo dedicamos a hacer un nuevo repaso de lo aprendido, pero esta vez incluyendo el temario completo y no únicamente Italia como hiciéramos en una sesión anterior. En esta ocasión volvimos a usar la técnica del concurso a la que ya habíamos recurrido, pero hicimos algunos cambios para adecuarlo a las necesidades: si la vez anterior fui yo quien planteó una serie de preguntas tipo test, en esta ocasión pedí a los alumnos y alumnas que se reunieran en grupos de entre 5 y 6 personas y que fueran ellos mismos quienes planteasen 4 preguntas cortas a la manera en que se podría hacer en el examen.
Me gustaría hacer un inciso en este punto, ya que, quedó demostrado que el alumnado en general planteaba preguntas mucho más complicadas que las que se les plantean a ellos en los exámenes escritos.
Hubo mucha competitividad, pero la actitud en general fue bastante buena. Quedó bastante en relieve quiénes tenían más interés, quiénes habían empezado ya a estudiar el tema, y en general quedé bastante satisfecho con los resultados. Uno de los grupos llegó incluso a elegir como portavoz (que tenía que enfrentarse él solo a algunas de las preguntas) a uno de los alumnos que peores resultados había venido dando, pero que, como comentaremos en una próxima entrada, ha mejorado muchísimo.
Finalmente, el día 5 de marzo fue el último día en que yo les impartía clase, por lo que quise cerrar el tema con una serie de conclusiones y con una pequeña despedida, aunque para ello, por motivos de calendario, tuve que esperar hasta la mitad de la sesión más o menos, pues el profesor debía entregarles los exámenes del tema anterior corregidos y comentarles las notas de asistencia y trabajo personal con las que se evaluaría su trabajo trimestral. También esto fue interesante, pues pude ver las reacciones de los alumnos, comprobar su rendimiento normal, etc. 
Cuando el profesor hubo terminado de hacer estos comentarios, salió de la clase y comencé yo mi explicación. En esta ocasión, ya que se trataba de una despedida, quise que las reflexiones finales, aunque vinculadas al tema que habíamos estudiado, les sirviesen a ellos de cara al futuro así que las centré en dos puntos: la manipulación por medio del terror y del miedo, alrededor de lo cual les hablé de la importancia de no vivir con miedo como ciudadanos y como personas, a no temer al futuro ni a lo extraño; el segundo punto fue alrededor del "error" cometido por las sociedades del momento de confiar sus sueños y esperanzas en una persona "ajena" a los intereses de la totalidad de la población. En este sentido les hablé de la importancia de ser uno mismo el que "luche" día a día por sus sueños y por alcanzar sus metas personales, y no esperar a que otro lo haga por ellos. Al final hablé, en la línea de lo anterior de la importancia de la responsabilidad personal y la constancia. La idea era que la clase les sirviera como una reflexión en torno al tema, pero también para plantearse una serie de puntos que se presentan en las mismas competencias básicas: ciudadanía, autonomía, trabajo personal, etc.
Mis palabras parecieron llegar a algunos alumnos y alumnas, que, días después aún me sieguen enviando mensajes de agradecimiento, y esto sin duda es algo que me ha motivado muchísimo.
A continuación les ofrecí unos dulces que había comprado para ellos, y nos despedimos con una fotografía de grupo:


Semana 24-28 febrero

Esta segunda semana de impartición de clases ha sido de nuevo especialmente intensa, sobre todo por el trabajo derivado de la preparación de las mismas, actividades, etc., si bien es cierto que los últimos días de la semana fueron algo más desahogados por la realización de un examen del tema anterior al que impartimos en los dos cursos de Bachillerato. Además, esta semana ya no hemos tenido ninguna charla, pues todas terminaron la semana anterior.
La observación de clases ha seguido funcionando como en la semana anterior: apoyándonos entre los tres compañeros que compartimos tutoría en relación a los preparativos de cada clase, los medios audiovisuales, la realización de actividades, etc. También hemos ido tomando notas los unos acerca de los otros para ayudarnos a mejorar en la medida de lo posible, algunas correcciones y propuestas. Esto además nos ha permitido la realización de actividades conjuntas que se han llevado a cabo en ambos cursos, cada uno en el horario correspondiente.
Igualmente ha sido una semana intensa para los alumnos y alumnas, ya que están en plena temporada de exámenes previa a la evaluación del segundo trimestre. Y esto, desde luego, lo hemos tenido en cuenta a la hora de preparar las clases, tal y como nos sugirió nuestro tutor.
De esta manera, la clase del lunes 24, la dediqué a explicar la República de Weimar y la fundación del NSDAP. En esta primera clase me apoyé en un power point en el que incluí pinturas de George Grosz y Otto Dix con la intención de hacer entender mejor a los alumnos y alumnas el contexto de crisis en que se desarrolla el ascenso del fascismo. Además se fijaron las fechas de examen de nuestra unidad didáctica, que en el caso de mi grupo tendrá lugar el 18 de marzo, y en el de mi compañero, el 21 del mismo mes.
La clase del martes 25 se dedicó por entero al ascenso del nazismo y de Hitler en Alemania. Como el tema se prestaba a ello, proyecté un vídeo acerca del liderazgo y traté de introducir un pequeño debate acerca de cómo se produce un movimiento del tamaño y fuerza del movimiento nacionalsocialista alemán. Tanto el vídeo como las reflexiones acerca del liderazgo y los movimientos sociales y políticos parecieron interesar a buena parte de la clase.
El miércoles 26, fue una clase "de cine": La hora se dedicó a una explicación de la Alemania nazi y un repaso de conceptos como "antisemitismo", "fascismo" o "propaganda", por medio de una selección de escenas de películas que habíamos escogido y editado mi compañero y yo los días previos a esta clase. La idea de esta actividad era repasar estos conceptos en películas que no tratan directamente el tema del nazismo o el fascismo italiano, tratando de que los alumnos hicieran sus propias reflexiones y trataran de relacionarlas. Y las películas que abordan directamente el tema las usamos como refuerzo a nuestras explicaciones y para que los alumnos tratasen de aplicar determinadas ideas.
Las películas seleccionadas para la realización de esta actividad fueron las siguientes:
  • La vida es bella
  • Hitler: el reinado del mal
  • El dictador
  • El gran dictador
  • V de Vendetta
  • Los rebeldes del swing
  • El triunfo de la voluntad
  • Metrópolis
  • 1984
Por otra parte, ese mismo día la actividad no la pudimos realizar en el grupo de mi compañero ya que ese día se examinaban de la Revolución Rusa y el Crack del 29, por lo que hubieron de esperar al día siguiente, y esa hora la dedicamos a la vigilancia del examen, sin ningún incidente relevante.

El jueves 27 el protagonista del día fue el mismo examen que había realizado el día antes el primer grupo, pero que ese día tenía lugar en el grupo en que imparto clases. De nuevo asistimos para supervisar el correcto funcionamiento del examen y para resolver muchas dudas que se iban planteando a los alumnos y alumnas durante la realización del mismo. Sin embargo, a diferencia de en el del día antes, en este sí que se nos presentó una incidencia: una alumna fue sorprendida usando el teléfono móvil, donde tenía fotografiadas páginas del libro de texto correspondientes al tema de que se examinaba. El examen le fue retirado inmediatamente junto con el móvil, y varios compañeros y compañeras, junto con la orientadora que estaba próxima al aula, hicieron de testigos. Luego, nuestro tutor se trasladó a jefatura de estudios para poner en conocimiento el problema.
Esa misma tarde asistimos al primer claustro que tenía lugar desde que llegamos al centro, y del que ya hablé en esta otra entrada.
Finalmente, el viernes 28 mi grupo no tenía clase de Historia, tal y como dicta su horario, por lo que tan sólo asistí como observador a la clase de mi compañero, que continuó la actividad sobre cine de que antes hablamos, y a la de mi compañera, en 2º de ESO, donde ese día presentaban los resultados de unos trabajos en grupo consistentes en la búsqueda de información de artistas renacentistas y algunas de sus obras. La exposición de cada uno de los grupos se apoyaba en presentaciones de power point o en pósters elaborados por ellos mismos, que luego quedaron expuestos en el aula.
Fueron especialmente patentes las diferencias entre las clases de Bachillerato y las de ESO, aunque un par de grupos estuvieron muy por encima de lo que se les exigía y lo hicieron especialmente bien. Al contrario no ocurrió en ningún caso, todos respondieron bastante bien, incluso aquellos alumnos que tradicionalmente no realizaban sus tareas y se negaban a participar en clase acabaron exponiendo los resultados de sus búsquedas e investigaciones, aún cuando tuvieran que leerlo en lugar de haberlo memorizado.
Mi papel en este caso fue ayudando a los alumnos a proyectar sus presentaciones y pasando las diapositivas en mi portátil mientras mi compañera iba tomando notas para la evaluación de los trabajos.

Imagen de las presentaciones tomada por mi compañera, Consuelo Isabel Caravaca

No hispanohablantes

A lo largo de las semanas que hemos estado presentes en el centro, hemos podido identificar a algunos alumnos y alumnas inmigrantes que llegan al instituto sin saber hablar español, a menudo ni una sola palabra, y esto no sólo comporta un contratiempo en el trabajo del profesorado, sino que supone también un auténtico drama personal para cada uno de estos alumnos. Es bastante frecuente que éstos no sólo presenten problemas lingüísticos, sino que se enfrentan a tremendos problemas en relación a su integración: suelen ser ignorados por sus compañeros, incapaces de comunicarse con ellos, no cuentan con la ayuda necesaria a la hora de realizar determinadas tareas, etc.
Además, un problema añadido es el hecho de que hablen idiomas que a menudo no son conocidos por el personal del centro. El caso más generalizado en nuestro caso es el de inmigrantes paquistaníes que están llegando en estos días al centro para matricularse en cursos de ESO, tal y como viene indicado en su documentación y las notificaciones de Consellería y el Ayuntamiento de Orihuela.
Encontramos dos tipos de alumnos en este sentido: aquellos que hablan idiomas como el inglés o el francés y que suelen tener menos problemas, ya que para ellos se habilitan horas de clases de español. Muchos compañeros nuestros del Máster, de la especialidad de lengua extranjera, están dedicando buena parte de sus horas de prácticas a enseñar español a estos alumnos y alumnas. Tal es el caso de dos niñas de 2º y 3º de ESO que llegaron hace apenas una semana al centro procedentes de Pakistán pero que, por suerte, saben hablar un inglés perfecto, pues en su país habían asistido a clases en un centro inglés.
Pero un segundo grupo es el de los alumnos que no conocen lenguas que nos son más familiares, y que se enfrentan a serios problemas de integración y de progreso en el currículum. Hemos podido conocer el caso de otro paquistaní que tan sólo habla urdu, y que por tanto es incapaz de comunicarse con cualquier miembro del centro. A él se le dedican muchas horas de buena parte de la plantilla del centro como cada uno de sus profesores, la orientadora e incluso el jefe de estudios, que tratan de enseñarle los conceptos más básicos y necesarios como son los saludos, presentarse, etc.
En cualquier caso, pese a los enormes esfuerzos de los miembros del centro, la experiencia que estamos viviendo, nos permite poder señalar una notable deficiencia en el sistema educativo español ante estos casos, y además nos ha servido para conocer un poco más de cerca el inmenso drama al que se enfrentan estos alumnos y alumnas.

Un caso de hiperactividad

Desde hace algunas semanas hemos tenido la oportunidad de observar un caso de alumnado con necesidades especiales, y, aunque este caso no se presenta en el curso al que imparto mis clases, sino en el que imparte una compañera mía. El hecho de haber asistido a sus clases como oyente, me ha permitido realizar una serie de observaciones que pueden ser realmente interesantes para un futuro:
El chico en cuestión es un alumno realmente inteligente y muy participativo. Sin embargo esto no se refleja en sus calificaciones: durante los exámenes es incapaz de mantener la atención, hay que estar encima de él recordándole que avance o que lea bien los enunciados. A menudo sus errores se deben a no haber leído completamente las preguntas que se le plantean, o a que no es capaz de desarrollar una respuesta, pues a menudo las deja a medio o es extremadamente sintético. Además su letra es bastante mala y sus trabajos y redacciones resultan bastante caóticas.
Por otra parte, hemos podido observar cómo por ejemplo los ejercicios que le exigen una respuesta corta y directa le resultan mucho más sencillos, al igual que aquellos planteados con imágenes o mapas, que los resuelve a la perfección.
Conociendo su problema y habiendo observado estas cuestiones, mis compañeros y yo comentamos posibles soluciones o ayudas que se le pueden brindar para una calificación justa, adaptándonos a sus necesidades, y que pasan en el examen, de acuerdo a la asignatura estudiada en el primer cuatrimestre (AANEE), por: plantear más ejercicios con imágenes, escribir los enunciados en minúscula destacando en mayúsculas y negrita aquellas palabras clave que le puedan indicar, y por supuesto, recordándole que repase el examen cuantas veces sea necesario, no permitiéndole entregarlo a los minutos de que se le haya entregado.
Además, mi compañera, aplicando estos conocimientos, está realizando sus explicaciones por medio de estímulos visuales continuos, esquemas, haciéndolo participar correctamente en clase, e incluso ha planteado un trabajo consistente en la elaboración de un póster o presentación de una obra artística del Renacimiento y sus características, que servirá de complemento a la nota obtenida en el examen.

Claustro

Hoy, día 27 de febrero, he asistido al primer claustro convocado en el centro desde que inicié el período de prácticas. La convocatoria se nos envió hace algo más de una semana por medio de un correo electrónico en el que se nos citaba para este día a las 17:00 en el salón de actos del instituto.
Esta tarde hemos asistido junto a la práctica totalidad del profesorado del centro y hemos podido observar la dinámica de este tipo de sesiones: el papel del secretario encargado de redactar el acta, el del director presidiendo y coordinando la sesión, y el jefe de estudios también dirigiendo y facilitando información.
El contenido ha sido muy diverso: aprobar una solicitud y un presupuesto que se enviaría a Consellería pidiendo permiso para comprar una licencia para poder usar determinados sistemas operativos y programas informáticos, describir los detalles y aprobar la entrada del centro en un programa de refuerzo escolar que se impartirá por las tardes por parte de profesorado interino sin horario completo, para que de esta manera pueda completarlo, comentar el estado de las instalaciones del centro (ya que, como comentaré en otra entrada, buena parte de las aulas son prefabricadas). Pero quizás el punto más interesante haya sido el de la disciplina en el instituto:
El jefe de estudios ha explicado la problemática que presentan algunas situaciones como el dejar salir al alumnado de clase antes de la finalización, la expulsión de alumnos problemáticos, etc. Y se han concretado algunas medidas a tomar y se han recordado algunas recomendaciones cuyo fin es mejorar la convivencia en el centro sin necesidad de recurrir a medidas que puedan importunar el correcto funcionamiento del mismo.

Semana 17-21 febrero

Esta última semana ha vuelto a ser intensa puesto que de nuevo hemos tenido varias charlas y he seguido impartiendo mi unidad didáctica de forma intensiva, cuatro días seguidos.
Obviamente hemos continuado con la observación de clases, pero éstas se han convertido mayoritariamente en una actividad de apoyo a los compañeros, pues asistimos todos a las clases de todos y nos ayudamos en la preparación de materiales, en las proyecciones, realización de actividades, etc.
En primer lugar vamos a hablar de las charlas a las que hemos asistido:
  • El lunes 17 participamos en la charla con Federico Guillén e Hipólito García, director y vicedirector del centro respectivamente. Ambos nos explicaron el funcionamiento del equipo directivo, así como algunos proyectos que se llevan a cabo en el centro, sus responsabilidades y demás cuestiones relativas al cargo.
  • Por otra parte, al día siguiente asistimos a la charla de Mariano Abad, jefe de estudios del IES Thader, que nos habló de su cargo y lo concebimos como un cargo con una mayor diversidad de responsabilidades. Si bien es cierto que la dirección asume un rol de cara al exterior, las competencias de jefe de estudios a nivel interno son enormes y de él dependen una enorme cantidad de proyectos, planificaciones, plantilla, etc. Además, con él tratamos el asunto de la disciplina en los centros de secundaria, y se nos explicó cómo el profesorado se arriesga a una pérdida de autoridad al abusar del recurso del jefe de estudios. Se nos recomendó evitar siempre la intermediación de otras autoridades en la medida que fuera posible siguiendo siempre el siguiente orden: tratar de resolverlo por uno mismo, hablar con el tutor o tutora así como con los padres y finalmente, recurrir a la jefatura de estudios. La idea que se nos transmitió fue la de resolver por medio del diálogo siempre con el menor número de participantes posible, con el menor papeleo posible y con la mayor celeridad posible. En este sentido resultaron muy interesantes algunas teorías pedagógicas que se nos explicaron como por ejemplo la parábola del cristal roto.
    • En ambas charlas se nos facilitó información acerca de la legislación relativa a estas cuestiones así como ejemplos de esos proyectos a los que se refirieron, cuadrantes de horarios, etc.
  • Finalmente, el jueves 20 asistimos a la charla impartida por los profesores Joaquín Navarrete y Juan Roldán, responsables del proyecto Comenius en el que participa el IES Thader de Orihuela, y nos hablaron del conjunto de ayudas y subvenciones que la Unión Europea está dando a los centros de secundaria para facilitar la movilidad de profesorado y alumnado, agrupados todos ellos en el nuevo Erasmus+. Se nos facilitaron datos acerca de los países participantes, los tipos de ayudas, cómo solicitarlas, resultados, etc.
Además de estas charlas, el miércoles 19 asistimos a una reunión con la orientadora del centro y el conjunto de profesores del grupo de 2º de ESO al que impartimos clase para tratar el caso que veremos en otra entrada: Un caso grave de agorafobia.
Cerramos la semana con una visita a la Escuela de adultos de Orihuela, con sede en nuestro mismo centro a iniciativa de nuestro tutor, Javier Criado. Para ello empleamos la hora asignada a jefatura de departamento y nos trasladamos al pequeño edificio en el interior del centro, donde el secretario de la escuela nos habló acerca del funcionamiento de ésta, pero también del tipo de alumnado, el nivel de estudios, los objetivos, etc. La idea de nuestro tutor fue darnos la oportunidad de conocer algo más allá de la Educación Secundaria Obligatoria y abrirnos la mente a otras opciones laborales, y la verdad es que resultó bastante ilustrativo, aún teniendo en cuenta las dificultades a las que se enfrenta este tipo de educación, cada vez mayores.

Por otra parte impartí cuatro de las clases correspondientes a la unidad didáctica que tengo asignada, pero estas experiencias las recogeremos en las siguientes entradas:

Quinta clase: repaso y cumpleaños

La quinta clase fue realmente especial para mí. El día 20 de febrero era mi cumpleaños y mis alumnos y alumnas lo sabían, así que me sorprendieron trayéndome dos bollos con dos velas y cantándome el "Cumpleaños feliz". Fue un gesto precioso y que no me esperaba para nada, y lo cierto es que, como les dije, fuer realmente especial para mí, pues siempre había querido ser profesor, y tener la oportunidad de pasar mi cumpleaños dando una clase a mi primer curso.

Pero la clase tenía que continuar, y lo que ellos no sabían era que yo también tenía una sorpresa reservada para ellos: un repaso en forma de concurso. La idea era que el fin de semana más el viernes (que no tenían clase de Historia) volvía a partir la dinámica, y por tanto no merecía la pena empezar con Alemania, y era mejor asentar lo aprendido sobre Italia para la semana que viene empezar con el Nazismo. Así que, los dividí en grupos de entre 5 y 6 personas para que respondieran una serie de preguntas sobre lo explicado hasta el momento. Obtenían puntos por cada acierto, y al final, los ganadores de recibieron una bolsa de golosinas y el libro de "Rebelión en la granja" de George Orwell.

Cuarta clase: La Italia fascista

En la cuarta clase decidí no usar una presentación de diapositivas con el fin de evitar que los alumnos se volvieran "inmunes" a estos estímulos. Así que hice uso de la pizarra y la tiza para ir elaborando un esquema al tiempo que explicaba el punto correspondiente a la Italia fascista. Aunque antes de esto sí que me interesó ponerles un vídeo de un discurso de Mussolini al inicio de la clase que me sirviese para repasar algunos de los aspectos tratados el día antes como la idea del líder carismático y su culto, la propaganda, etc.


Tercera clase: ¿Qué es el fascismo?

En esta tercera clase partí de una recopilación de lo explicado el día antes para lanzar la pregunta de ¿Qué es el fascismo? Pedí a varios alumnos y alumnas que me dieran su definición para partir de ellas.
Así, les proyecté el siguiente vídeo y les pedí al terminar que me expusiesen cuáles de los aspectos que aparecen en él son característicos del fascismo:


Hecho esto, procedí a definir el fascismo de acuerdo al libro y les expuse cada uno de los principios del fascismo, mostrándoles imágenes relacionadas con cada uno de esos puntos: culto al líder, exaltación del Estado, rechazo a la razón y la democracia, etc.

Segunda clase: el ascenso del fascismo en Italia

Durante todas las clases he tratado de seguir el esquema del libro y no explicar más allá de lo que en él aparece de forma que el alumnado cuente con esa seguridad y ese punto de partida para estudiar. Sin embargo no he sido constante en la forma de impartir la clase, pero esto ha sido de forma intencionada, pues, pretendo con ello que mantengan la atención a lo largo de todo el tema y más sabiendo que se trata de una clase a la que a la inmensa mayoría no le gusta la asignatura.
En este sentido, y entendiendo que hacía ya más de tres días que había explicado el primer punto del tema (con un fin de semana de por medio), traté de iniciar la segunda clase con una actividad que, finalmente, pareció tener éxito: realicé un role play en el que, dos alumnas y un alumno que se habían ofrecido voluntarios para hacerlo, representaron el papel de tres candidatos a elecciones en la década de los 20 e inicio de los 30. Uno representaba a un partido de ideología fascista, otro a uno comunista y un tercero a uno fascista. El resto de la clase representaría en su mayoría a obreros, y un pequeño grupo a la burguesía.
Durante la actividad fui lanzando preguntas a los supuestos candidatos sin que ellos dijesen en ningún momento cuál era su partido ni se adscribieran a una ideología. Les pregunté por cómo solucionarían la crisis económica, qué medidas tomarían con respecto al paro, cuál era su idea de nación y soberanía, etc. Finalmente pregunté al conjunto de la clase cuál era cada uno, y pregunté a cada uno de los sectores, metidos en su papel, qué partido defendía mejor sus intereses, cuál les convencía más, etc.
La actividad me sirvió, por una parte para recordar el primer punto impartido la semana anterior, y, en segundo lugar, para crear el contexto del que partiría el siguiente punto: el ascenso del fascismo en Italia. De nuevo recurrí para ello a una presentación de diapositivas, y elaboré un eje cronológico en el que iban apareciendo de forma ordenada los hechos explicados.

Primera clase: crisis de las democracias liberales

Mi primera clase tuvo lugar el día 13 de febrero, jueves, último día de la semana en que el grupo al que imparto clase tiene Historia. Señalo este hecho ya que lo creí importante en su momento a la hora de diseñar las clases. Di por hecho que probablemente con tres días de por medio, los alumnos y alumnas no recordarían bien aquella primera clase. 
Es por este motivo que decidí plantear esta primera clase como una toma de contacto y una evaluación previa de los conocimientos acerca del tema. Además, esto me ayudaría un poco a templar mis nervios que no eran pocos. Pero en seguida me di cuenta de que me encontraba ante una clase excepcional: chicos y chicas muy atentos y participativos, aunque con intereses que distan mucho de la Historia.
En un primer momento les expliqué cuál iba a ser el esquema general de las clases, qué íbamos a estudiar y en cuánto tiempo. Para a continuación proceder a mostrarles una serie de imágenes para que ellos me explicaran que sabían de ellas: una esvástica, un retrato de Mussolini, etc. En seguida entendí que se trata de un tema bastante desconocido para ellos pero que puede llegar a interesarles. 
La clase cuenta con un proyector que, afortunadamente, funciona todos los días sin problemas, suerte que mis compañeros no han compartido durante varios días. Contando con esto en mi favor, he intentado recurrir a estímulos visuales constantes: presentaciones, vídeos, etc. Esto lo hice desde el primer día, que les preparé una presentación de diapositivas para explicar el primer punto del tema: la crisis de las democracias liberales en el período de Entreguerras y el ascenso de los fascismos.
Pese a todos mis miedos y nervios, la clase funcionó bastante bien, mantuvieron bien la atención y no pareció desagradarles las diferencias entre la forma de explicar de mi tutor y la mía, tan distintas.